La historia del perfume: conoce todo sobre el origen de las mejores fragancias

perfume elysee o boticario

Las fragancias son parte de la vida de las personas y están presentes en momentos especiales, haciendo que los diferentes olores remiten a recuerdos afectivos. Pero al comprar una colonia desodorante, eau de parfum o parfum (perfume), ¿alguna vez te has parado a pensar en cómo surgieron las primeras fragancias y cómo evolucionaron hasta el formato que conocemos hoy? 

Para que conozcas más sobre el encantador mundo de las fragancias, hablamos con nuestro experto en Evaluación de Fragancias, Cesar Veiga, quien nos contó cómo empezó todo. 

Origen del perfume: la evolución de la perfumería hasta como la conocemos hoy en día

La palabra perfume proviene del latín per–fumum y significa “por humo”. En francés, el nombre se convirtió en parfum, dando lugar a la palabra que conocemos aquí en Colombia. Vale la pena explicar que el perfume es solo una clasificación de productos dentro de las fragancias. Además, todavía tenemos el Eau de Parfum, Eau de Toilette / Deodorant Cologne y Colognes.  

Olfato en la prehistoria

Podemos decir que el uso de fragancias comenzó en la prehistoria cuando el hombre aprendió a dominar el fuego y lo utilizó para quemar hierbas aromáticas y madera para mejorar el sabor de los alimentos. El humo, luego cargado de olores aromáticos, se encargaba de aromatizar los ambientes. 

Las esencias se convirtieron en artículos sagrados y de lujo 

Con el tiempo, los aromas se convirtieron en una forma de conectar con lo sagrado y se convirtieron en una especie de homenaje a los dioses y también sirvieron como un instrumento para purificar el cuerpo.  

Las esencias empezaron a convertirse en artículos de lujo y se produjeron varias guerras y cambios a causa de ellas. Al mismo tiempo, los ingredientes comenzaron a aparecer en todos los rincones del mundo.  

El descubrimiento de diferentes formas de extraer “aceites florales” y el desarrollo del alambique por parte de los persas constituyen las dos grandes revoluciones en la historia de las fragancias.   

Los comerciantes orientales son conocidos hasta el día de hoy por ser los primeros en comercializar ingredientes aromáticos, mientras que los egipcios y griegos dominaron el arte de hacer pastas y ungüentos utilizados como medicinas y para perfumar ellos mismos. Los romanos fueron los responsables de popularizar el uso de fragancias en todo su vasto imperio. 

Como curiosidad, Cleopatra, la última reina de Egipto, dicen las historias, recibió a sus amores en un lecho de rosas y empapó las velas de su barco con el mismo aceite para ir al encuentro del general romano Marco Antonio, convirtiéndose en la primera historia de amor que involucra el poder de las fragancias.   

Fragancias en la Edad Media 

En la Edad Media, los alquimistas árabes perfeccionaron el alambique y la técnica de la destilación al vapor (una destilación que utiliza el vapor de agua en sustancias para extraer su esencia) y, con las Cruzadas, este conocimiento llegó a Occidente.   

A partir de este período, la preparación de aceites esenciales concentrados se hizo común con fines medicinales y pronto comenzó a usarse también en perfumería.  

Gracias a los grandes descubrimientos y al renacimiento florentino, entre 1490 y 1520, toda Europa se enamoró de las fragancias y sus subtipos como perfumes, eau de parfum y colonias, y nuevos ingredientes procedentes de Oriente a través de la ruta de la seda y las especias. se dieron a conocer, como Canela de Ceilán, Clavo de India, Bálsamo de Perú, Pimienta del Reino, Guaiaco y Estoraque. 

Curiosidad: Debido a que estas especias eran tan queridas, atrajeron varios barcos hacia el este, en la región de Ceilán, en los siglos XIV y XVI. La canela, el clavo, la pimienta negra y la nuez moscada se convirtieron en una especie de moneda de cambio en las negociaciones de la época, se usaba como moneda de cambio para pagar servicios, impuestos, deudas, acuerdos, obligaciones religiosas e incluso servía incluso como dotes, herencias, reservas de capital y divisas de un reino.

La pasión por las fragancias en Europa

En la era del Renacimiento, las fragancias cayeron en el gusto de los europeos y se hicieron populares en muchas regiones. Mientras los italianos usaban esencias para perfumar guantes, accesorios famosos en la época, la corte francesa se encargaba de dictar las modas para el uso de las fragancias por parte de la corte.  

Una región de Francia se estaba volviendo conocida por el arte de la perfumería. Hablamos de Grasse, llamada popularmente la “capital francesa del perfume”. Desde el siglo XVI, la región ha tenido grandes creaciones de rosas, jazmines, lirios y varias otras flores, proporcionando materia prima para las grandes casas de perfumería del mundo. 

El siglo XVIII es recordado en la historia por sus olores suaves y afrutados. Otro rasgo llamativo de la época es que las cortes de Europa ya apreciaban la frescura de Aguas de Colonia (que venía de la ciudad de Colonia en Alemania) que estaba muy de moda en ese momento.   

Fragancias como las conocemos hoy

La industrialización en la fabricación de fragancias a mediados del siglo XVIII trajo nuevos procesos para la obtención de materias primas y también dio lugar a aromas sintéticos, ampliando las posibilidades de combinaciones. Fue en este momento cuando apareció la primera Maison de Parfum (en traducción Casas de perfumes), responsable de popularizar el hábito de perfumar entre las mujeres de la burguesía de la época. Poco a poco, a principios del siglo XX, las fragancias empezaron a ser más accesibles para todos.

Actualmente, para desarrollar una fragancia, masculina o femenina, se realiza una investigación de mercado e identificación del público objetivo. Posteriormente, se realizan combinaciones de materias primas para encontrar la fragancia que encaja con el concepto definido. Una sola fragancia puede contener de 30 a 300 ingredientes. Después de encontrar la combinación perfecta de ingredientes, la fragancia se somete a pruebas de calidad y luego se embotella en una botella, convirtiéndose en las fragancias que conocemos hoy. 

 

¿Te gustó saber más sobre la historia de las fragancias? Ahora que lo sabes, es momento de elegir tu perfume favorito.

 

*La fragancia es una categoría de productos y dentro de ella se encuentran diferentes subtipos de productos como Perfume, Eau de Parfum, Eau de Toilette y Desodorante Colonia.